jueves, 30 de marzo de 2017

Las cadenas del destino, de Sebastian Roa


Como dije en la reseña de La loba de Al-Andalus, el primer libro de la trilogía almohade de Sebastián Roa, un buen libro nunca es demasiado grande y un libro malo nunca es lo bastante pequeño. Después de leerme las tres entregas del escritor aragonés, me ratifico en lo dicho. Es más, una buena trilogía es un libro en tres tomos y da igual el número de páginas que acumule: si es bueno, es bueno.

las-cadenas-del-destino
Lo único malo de esta tercera entrega es que ya sabes cómo va a acabar en la parte histórica y sólo cabe sorprenderse con la parte novelada. Aquí son clave los personajes de Velasco, el calatravo que huye tras la derrota de Alarcos y se convierte en un escritor clave en la historia de España; y Raquel, la prostituta hebrea que se convierte en embajadora-espía de la corona castellana.

La parte novelada trata con respeto la realidad y sólo hace más interesante la realidad histórica. Roa casa su historia con la Historia, con maestría, y te hace pasar de una a otra sin que llegues a saber donde empieza una y acaba la otra. Conseguir este resultado sólo es posible con un ímprobo trabajo de documentación previo para armar la estructura de la novela y una evidente habilidad para crear y contar su historia.

Mi consejo es disfrutar de la trilogía libro a libro con la tranquilidad de saber que si te ha gustado el primero aún te quedan dos más. Lo que no puedo decir es qué hacer cuando te has leído los tres, porque te vas a quedar con una tremenda sensación de vacío que sólo podrás curar con otra buena lectura...

lunes, 6 de marzo de 2017

Asesinato en la catedral, de Edmund Crispin

asesinato-en-la-catedral
Gervase Fen es un detective aficionado, pero tiene la prepotencia de un investigador reconocido. Es una especie de Hércules Poirot egocéntrico y neurótico, muy bien pagado de sí mismo. En una de sus vacaciones a la costa en la que se le presupone dedicado al estudio de los insectos, se topa con el curioso asesinato de un organista catedralicio. Como las cosas nunca son como parecen, la localidad sufre del espionaje de algunos miembros pro alemanes y mantiene el gusto por las misas negras descafeinadas y algunas costumbres oscuras de tiempos remotos que sirven para decorar la investigación de Fen.

La obra en este punto es costumbrista y refleja la sociedad inglesa de la Segunda Guerra Mundial, con una serie de personajes extraños y excéntricos, tanto o más como el mismo Fen. También, hay algo de cera para los alemanes, quizás como propaganda política.

La obra es entretenida, pero no termina de ser una novela policíaca del tipo Agatha Christie, ni ofrece el sentido del humor de P.D. Wodehouse, como nos quieren hacer ver en la editorial. Edmund Crispin se queda a medio camino entre ambos autores y no llega a la altura de ninguno de ellos. Asesinato en la catedral se puede leer sin buscar en ella la novela policíaca de Christie o el humor de Wodehouse. Personalmente, no buscaré las demás aventuras de Gervase Fen en las estanterías de una biblioteca, ni mucho menos en las de una librería.

jueves, 16 de febrero de 2017

La guerra de las dos rosas, Conn Iggulden

La Guerra de los cien años llega a su fin cuando Inglaterra corona a un rey débil y poco belicoso como Enrique VI. Instigado según esta novela por su jefe de espías, el rey cambia gran parte de sus posesiones en Francia por un matrimonio de conveniencia. Los ingleses de tierras francesas se rebelan porque pierden las tierras por las que habían luchado y los galos deciden aprovechar la debilidad inglesa para quedarse con todo.

la-guerra-de-las-dos-rosasLa rebelión llega a Londres y el rey huye, pero no así su reina, que se queda allí para vivir una noche de disturbios y asesinatos que culmina con un perdón real a los insurrectos por parte de la reina a cambio de la paz.

Supuestamente, es una novela histórica sobre el final de una guerra que termina de forma nefasta para los ingleses. La editorial nos vende que La guerra de las dos rosas es una novela sobre el jefe del espionaje británico y la valentía de la joven reina francesa, que toma las decisiones que no toma su marido.

Sin embargo, Iggulden crea un personaje al que odia por lo que provocó en la historia británica y no juzga al rey que no mereció serlo. Asimismo, se le otorga a la reina un papel que no tiene, pues su decisiones no pasan de forzar su embarazo, intentar quitarle trabajo al jefe de los espías y traicionar al jefe de los insurrectos que atacan Londres.

La novela es entretenida, pero el autor no termina de de reflejar lo que busca con ella y quien hizo la reseña para la editorial no se la leyó. La obra gira en torno a un personaje que no existió y que tampoco tiene finalmente tanto peso como se nos promete. Desde un punto de vista histórico no termina de encajar y las acciones de algunos personajes no se justifican.

jueves, 19 de enero de 2017

El laberinto de los espíritus, de Carlos Ruiz Zafón

El cementerio de los libros olvidados es un lugar literario que todos los amantes de la lectura deberíamos visitar alguna vez en la vida. Yo, tras leer El laberinto de los espíritus, lo he visitado cuatro veces, aunque no me importaría volver por allí alguna otra vez. Tal vez lo haga.

el-laberinto-de-los-espiritusSi no has leído esta saga sobre la Barcelona de la posguerra aún estás a tiempo de hacerlo. Pero no lo hagas por El laberinto de los espíritus, que te perderás muchas cosas que valen la pena.

En la última entrega vivimos una novela negra parecida a la que tuvimos en la entrega anterior, El prisionero del cielo, menos espiritual y surrealista que en las dos primeras entregas.

De nuevo recuperamos al querido Fermín, con unas páginas sobre su llegada a Barcelona que son de apreciar por el cariño que le tenemos al personaje, que sigue acumulando peso en la saga, y ganamos dos nuevos roles: el de Julián Sempere y el de Alicia Gris, que tiene mucho que ver con el señor Romero de Torres.

Descubriremos un poco más de la familia Sempere y sus misterios, y conoceremos más víctimas y más verdugos de la política y sus tejemanejes durante y, sobre todo, después de la guerra civil a través de personajes como Mauricio Valls, Leandro o Hendaya.

Recomiendo terminar la saga porque merece la pena conocer el final de la historia y disfrutar de un buen libro como es éste. Si no la has empezado, no lo dejes, porque te alegrarás de pasear por esa Barcelona antigua y gris que nos descubre Zafón a lo largo de estos cuatro libros.

viernes, 16 de diciembre de 2016

El karma del inspector González, de Sebastián Vázquez

el-karma-del-inspector-gonzalez
Lo más destacado de esta novela negra que se desarrolla en Madrid es la concatenación de casualidades, que permiten que un policía corrupto y acabado termine salvando el culo y convirtiéndose en un buen padre y funcionario público.

La forma en la que se desarrollan todas estas casualidades aporta a la novela un ritmo narrativo muy alto, vertiginoso, pues la acción pasa de una situación a otra de forma rápida y breve, y la lectura se agiliza mucho.

Los personajes están bien dibujados, con lo justo y necesario y, aunque hay muchos clichés de por medio, resultan creíbles y aportan una interesante nota de color en la novela.

La historia en sí es entretenida y está bien contada, como si vieras una película o leyeras un guión de cine, y la documentación previa es correcta y sin estridencias.

A mí me ha gustado El karma del inspector González y no me ha durado mucho la lectura, lo cual es una buena prueba de que su ritmo es elevado y su extensión, razonable.

martes, 15 de noviembre de 2016

De Roma a China, de Jean Noël Robert

Estas últimas semanas he leído el libro De Roma a China, de Jean Noël Robert, en parte porque sentía curiosidad por la ruta de la seda en la época romana y, en parte, porque pensaba que era una novedad.

de-roma-a-chinaNo, no es una novedad ni mucho menos, pero sí es muy interesante si te interesa conocer con detalles algunos aspectos sobre el comercio internacional en la ruta de la seda los pocos años en que los cuatro grandes imperios que atravesaba estaban en paz.

El origen de mi curiosidad se lo debo a Santiago Posteguillo y su obra La legión perdida, de la que ya he hablado en esta misma web y que se centra en la posibilidad de que algunos legionarios romanos acabaron su días sirviendo al otro extremo del mundo, en el imperio Han (China).

El libro de Robert es entretenido, pero no se trata de una novela, por lo que resulta más lento y pesado de leer pese a su buena narrativa y lo interesante del contenido.

La edición no es buena y deja bastantes errores tipográficos, pero viene acompañada por muchos mapas antiguos que facilitan la ubicación de los puntos estratégicos de los que se habla.

A mí me ha gustado esta lectura, pero entiendo que no es para todos. Si no te pica mucho la curiosidad, no lo saques de la biblioteca, pues no llegarás al final, que es por cierto la parte en la que el autor da su versión de si hubo no hubo legionarios en China.


jueves, 20 de octubre de 2016

Aurora, de Kim Stanley Robinson

No soy lector habitual de ciencia ficción y eso queda bien patente en este blog. Sin embargo, Aurora me llamó la atención y me la traje a casa. A pesar de mis escasos conocimientos de astrofísica y astronomía, he disfrutado mucho de una novela con grandes dosis de sociología y una visión del futuro muy creíble.

auroraAurora trata de una nave que es enviada desde la tierra a una galaxia en la que se dan aparentemente las condiciones para colonizar un planeta. Sin embargo, la distancia es tal que los que llegan al destino no son los voluntarios que se ofrecieron para la aventura, sino sus herederos que no conocen nada más que la nave en la que nacieron, por lo que sus reacciones son distintas a lo que se podría esperar.

La narración de Stanley Robinson es muy entretenida pese al volumen de información técnica que se maneja y así, la lectura sirve no sólo como entretenimiento por una historia curiosa y bien contada, sino también como acercamiento a unas ciencias que a muchos nos resultan completamente opacas.

Como no soy seguidor de la ciencia ficción no quiero entrar en detalles de si la obra es mejor o peor porque no puedo compararla, pero como me ha gustado tanto pese a mi desinterés por la materia, creo que ha sido un muy buen acercamiento a un género literario nuevo. 

Os recomiendo la obra como un cambio de género, pero os dejo a vosotros la valoración de la novela.