martes, 16 de agosto de 2016

Corsarios del Nilo, de Steven Saylor

corsarios-del-nilo
Para mí ha sido una gradable sorpresa este libro de un autor que no conocía, Steven Saylor, tanto en la parte histórica como novelística. Corsarios del Nilo es un libro muy entretenido en su concepción novelística y muy trabajado en la parte documental previa.

La novela no me ha durado más de diez días porque enseguida me introdujo en una narración creíble y realista sobre la ciudad de Alejandría en la que me sumergí casi sin darme cuenta. Y, poco a poco, en una aventura bien contada e hilvanada con un trabajo de documentación muy bueno, fui avanzando en la lectura.

La traducción y la edición no tienen ningún pero y el libro aporta un par de mapas sobre la ciudad y el delta del Nilo que facilitan la ubicación de los personajes a lo largo de los viajes que realizan.

Corsarios del Nilo es una novela que merece la pena leer, que te entretiene con una historia bien contada y que te muestra con pinceladas sutiles cómo era la vida en la ciudad egipcia de Alejandría unos años antes del nacimiento de Cristo. Una buena novela histórica de romanos y egipcios.

jueves, 4 de agosto de 2016

El cocinero del rey, de Germán Díez

el-cocinero-del-rey
En El cocinero del rey me he encontrado una novela de lectura ligera y entretenida sobre los avatares de un pícaro palentino durante el reinado de Felipe II. Juan de Valdivia cuenta en primera persona un viaje hacia la Corte a la que quiere llegar para convertirse en el cocinero del rey.

Las aventuras son divertidas y realistas y van dejando apuntes gastronómicos de los platos más típicos de la España del siglo de oro así como de los principales atractivos arquitectónicos que encuentra el aspirante a cocinero real por las ciudades y villas que visita.

Es una novela costumbrista, muy del estilo del Lazarillo de Tormes, pero más corta y optimista y recorre las tierras que van de Palencia a Madrid, pasando por Toledo, eso sí, parando por conventos y burdeles, en una lectura fácil y que deja buen sabor de boca. Muy recomendable para castellano leoneses.

domingo, 17 de julio de 2016

El enigma de Platón, de Simone Regazzoni

el-enigma-de-platon
Me esperaba un poco más de novela histórica en El enigma de Platón puesto que se trata de un thriller basado en las doctrinas del filósofo griego. Sin embargo, las citas a la historia son escasas, algunas referencias a obras clásicas poco conocidas y nada de acción fuera de la época moderna.

Por eso, la obra no me ha llegado demasiado. He tenido dos problemas con ella: he visto demasiada ciencia ficción en alguna de las situaciones que narra el autor (no me gustan los protagonistas que son casi super héroes) y no me ha gustado nunca la filosofía. Que siguiendo la obra de Platón acabemos en una novela de fantasía no termino de verlo.

También me aburre un poco que se recurra tanto a los nazis y al Cuarto Reich para justificar a unos malos malísimos y que siempre sean los estadounidenses los más listos, los más guapos y los que salvan al mundo.

Sin embargo, si te gustan los thriller con notas de ciencia ficción, con nazis malísimos, yanquis buenísimos, y eres estudioso de la filosofía platónica, descubrirás una gran novela.

Por lo demás, la documentación previa de Simone Regazzoni parece buena y su narración es ágil y entretenida, aunque notarás ciertos clichés además de los que ya he citado y te sentirás como en una de tantas películas pretenciosas de Hollywood.

martes, 5 de julio de 2016

La legión perdida, de Santiago Posteguillo

La obra que cierra la trilogía de Santiago Posteguillo sobre el césar hispano puede ser la más redonda de las tres, pero merece la pena empezar la casa por los cimientos y la trilogía, por el primer tomo. Es verdad que La legión perdida es tan buen libro que puedes leerlo sin haber disfrutado de los dos anteriores, pero no te lo recomiendo porque te perderías dos buenas novelas históricas.

El gran logro del autor es fundir la historia real con la novelada, tanto en lo que respecta a las andanzas de Trajano por los reinos de Asia, como en lo que hace referencia a la historia creada en torno a las aventuras de la embajada a China. De hecho, esta segunda narración podría ser una obra en sí misma. Es difícil saber cuándo lees hechos y cuando novela, gracias a la excelente narrativa del autor.

Contribuye mucho también al disfrute de la novela su cuidada edición, en la que no faltan -como en los casos anteriores- los mapas, vestimentas y aperos militares, así como la nota sobre las lenguas más populares en la larga ruta de la seda, que iba desde China a Roma.

Indudablemente, el trabajo previo de Posteguillo ha sido arduo y constante, incluyendo viajes a Turquía y la ayuda de expertos en Sánscrito y chino antiguo. Y se deja notar en el peso de la obra, no tanto real, como literario y en el tiempo de espera que hemos sufrido los lectores que veníamos ya de Circo Máximo.

Lo peor de La legión perdida es que supone el final de una trilogía magnífica que merece tener un hueco en tu biblioteca histórica; en especial, si te gustan las historias de romanos. Te la recomiendo de corazón. Léela y me cuentas.

lunes, 20 de junio de 2016

El leopardo, de Jo Nesbo

el-leopardo
En esta mi primera incursión por la obra del escritor noruego Jo Nesbo me he encontrado con una muy buena novela negra, continuación de otra anterior que no había leído y que tampoco he necesitado leer, lo cual agradezco.

Las referencias al anterior caso de asesino en serie resuelto por el detective Harry Hole son puntuales, pero no obligan a buscar en las librerías la primera parte de la saga. Y eso que 'el hombre de nieve' tiene un papel en "El leopardo".

Esta segunda entrega recoge los homicidios de un posible asesino en serie que gusta de utilizar un curioso y complicado instrumento de tortura como es la manzana de Leopoldo, con lo que la novela nos lleva por Europa, África y Asia y nos hace ver el escaso valor que tiene la vida humana según donde nos encontremos.

La obra es larga, pero se hace corta. Nesbo escribe con un elevado ritmo narrativo desde las primeras páginas, con lo que la historia te engancha desde el principio, sin preliminares, y te mantiene en vilo hasta el final.

Su trabajo de documentación previo es muy serio y aporta a la novela las dosis necesarias de realidad. Como en las buenas historias de detectives, hay golpes de inspiración, suerte, trabajo en equipo, emoción, muerte, alcohol, sexo y drogas, pero no superhéroes. Hole tiene la mandíbula rota, debilidades humanas y vicios, como todos, lo que aporta credibilidad al personaje.

El leopardo me ha gustado y puedo recomendarla como novela negra para estas vacaciones, siempre y cuando no os asusten los libros de muchas páginas y letra menuda.

lunes, 30 de mayo de 2016

El silencio de las tierras altas, de Steinar Bragi

Steinar Bragi es un escritor de novela negra islandés y El silencio de las tierras altas, la primera obra traducida al español. Dicen que se trata de una road movie porque desarrolla un viaje por carretera de cuatro amigos por las tierras del interior de Islandia, pero en realidad, es más un thriller de terror por cuanto que pasan cosas que no tienen demasiado sentido.

el-silencio-de-las-tierras-altasLa novela desarrolla las relaciones de las dos parejas que forman el cuarteto: los dos amigos de juventud, las novias de ambos, y por último, las relaciones entre ellos y ellas, con insinuaciones de posibles cruces. También, las vidas de todos ellos individualmente con sus miedos y sus manías. De todo ello, quizás lo más interesante es la situación que describe Bragi de la sociedad islandesa y de cómo generó y trata de sobrevivir a la crisis económica; de sus problemas generalizados con el alcohol y las drogas y el auge y caída de ciertos personajes políticos ligados a la burbuja financiera.

La obra describe un paisaje desértico en el centro de la isla en el que no hay nada y en el que acaban metidos los cuatro amigos por mor de un accidente de tráfico. La casa en la que se ven obligados a acogerse, los intentos por salir de allí y las tensiones no resueltas entre ellos van tejiendo la novela, aderezadas por una pareja, la de ancianos que residen en la casa, un tanto peculiar y que ayuda a crear un ambiente raro y misterioso.

El silencio de las tierras altas no me ha terminado de llegar en ningún momento, quizás por la narración, quizás por los personajes o las situaciones, o quizás por el decepcionante final. Gracias a esta novela he conocido cosas de una sociedad decadente y fría, y de un país que tiene un desierto donde normalmente sólo hay nieve, pero poco más. Si lo dejas en la estantería tampoco te perderás gran cosa.

miércoles, 11 de mayo de 2016

El castillo, de Luis Zueco

El castillo es una entretenida novela histórica medieval que narra la construcción de una fortaleza románica en la localidad oscense de Loarre en el siglo XI. Desde el punto de vista histórico, la relevancia de esta fortaleza justifica la obra, pues marca el inicio de la conquista de la tierra llana en la región aragonesa. Hay también dos grandes aspectos importantes en torno a Loarre, como son la creación de la corona aragonesa, y el papel que en ello tiene la Iglesia de Roma.

el-castilloEs difícil no encontrar los paralelismos entre El Castillo y Los Pilares de la tierra, pero tampoco sería justo hablar de una versión española de la novela de Ken Follet. Esta novela es menos densa en personajes e historias paralelas y resulta más legible para los menos lectores.

La documentación previa es correcta y no se enmaraña en la terminología arquitectónica. Además, el autor -Luis Zueco- aporta un par de mapas que ayudan a ubicar el castillo en la provincia de Huesca así como las principales plazas de entonces. Se echa en falta, eso sí, algo tan obvio como una fotografía o ilustración de la fortaleza y de sus alrededores porque ayudaría a ubicar los hechos y animaría a vistar el monumento. Conviene recordar que Loarre aparece en la película El reino de los cielos (2005) del director Ridley Scott.

En cuanto a la parte novelada, El castillo es una historia con mucha acción, bien escrita y se presenta con una cuidada edición. En resumen, El castillo es una buena novela histórica en su parte real o documental, y una lectura entretenida y llevadera en su parte novelada. A mí me han entrado ganas de visitar Loarre gracias a su lectura, así que la obra ha conseguido su objetivo de animarme a conocer la fortaleza románica mejor conservada de Europa.